Volver a recursos

bcbMonitor - Sector Alimenticio

El control de procesos en la industria alimentaria es fundamental para asegurar la salubridad de bienes perecederos y para optimizar los costes asociados a mermas de producción, reenvasados y a reclamaciones de consumidores. La termografía es una herramienta no invasiva y no destructiva ampliamente validada para alcanzar estos objetivos, actuando como un sensor de temperatura sin contacto para áreas extensas. La automatización de esta inspección se consigue mediante el tratamiento de las imágenes con un software dedicado que detecta estas anomalías e informa al operador o a otros sistemas de la línea de producción para que eliminen el elemento defectuoso de la cadena productiva o corrijan una desviación que se estuviera produciendo.

Algunas de las aplicaciones de la termografía en procesado de alimentos son:

  • Control de temperatura del producto a la salida de hornos de cocción e, indirectamente, de la distribución térmica de los hornos pudiendo ser, incluso, parte del sistema de realimentación.
  • Aseguramiento de la calidad y las propiedades de los productos sujetos a diversos procesos, tales como pasteurización, fermentaciones,…
  • Detección de materias extrañas,
  • Inspección del sistema de sellado en los envases plásticos,
  • Control del nivel de llenado de botellas opacas.
  • Rellenado adecuado de los envases.

bcbMonitor - industria alimentaria

Descarga Documentación

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Reglamento General de Protección de Datos 2018. Más información sobre nuestra Política de cookies. | ACEPTAR